Fundación SORDOS IGUALES


COVID-19


Las personas sordas, como otros grupos marginados, pueden experimentar una mayor vulnerabilidad en tiempos de crisis. En esta emergencia global de COVID-19, es fundamental que las personas sordas sean tratadas por igual y sin discriminación al garantizar el acceso a la informacción y los servicios de salud en sus lenguas de señas nacionales, así como el acceso a todas las formas de actividades de la vida diaria, como la educación, y otros servicios públicos que pueden presentarse en diferentes formatos durante esta pandamia.

Las personas sordas pueden estar sujetas a formas múltiples o agravadas de discriminación por motivos de raza, color, género, sexualidad, idioma, religión, opinión política, origen nacional, étnico, indígena o social, edad o actitudes y acciones de los auditores. 

La Federación de Sordos de Mundial (WFD) ha llevado a cabo reuniones de video con nuestras nueve regiones mundiales para obtener más información sobre el estado de las personas sordas durante la pandemia de COVID-19. Durante estas reuniones, la WFD se preocupó al saber que algunas personas sordas están experimentando discriminación interseccional, como ser sordas y de ascendencia asiática. El artículo 7 de la Declaración Universal de Derechos Humanos de las Naciones Unidas y el artículo 5 de la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad establece que todos sin iguales ante la ley y todos tienen derecho, sin discriminación, a igual protección e igual beneficio de la ley.

La WFD condena toda discriminación contra las personas sordas por cualquier motivo y hace un llamamiento a todas las personas y gobiernos para que respeten a las personas sordas como ciudadanos iguales. Todos estamos juntos en esto, y debemos trabajar juntos para derrotar estta pandemia.

Federación de Sordos de Mundial